viernes, 9 de diciembre de 2011

Valdepiélago y el Puente del Ahorcado

Venga que hoy a pesar del frío y de la nieve que imagino habrá caído por allí, nos vamos a ir otra vez a León, más concretamente a un pueblo llamado Valdepiélago. ¿donde está eso? pues en medio de todo, a un lado Vegacervera, Valporquero, a otro el embalse del Porma, Boñar, y la puerta a los Picos de Europa: Puebla de Lillo.Ojo para los que busqueis información en dios google, porque si el buscador le pone una "S" al final, os aparece un pueblecito de Madrid.
Valdepiélago fue durante siglos capital y cabeza de "La Real Encartación del Curueño" o territorio avalado por “Cartas Reales”, que le dieron un estatus territorial. Sus habitantes, eran directamente dependientes del rey, sin estar sujetos a ningún señorío. En la actualidad, es la localidad sede de la Mancomunidad de munipicios del Curueño y de los servicios de Protección Civil de la zona.
En los folletos informativos que dan a los turistas, leí la descripción que os pongo a continuación, porque a mí me encantó: El municipio de Valdepiélago se asienta en la soldadura de caliza y verde. Su vocación geográfica lo une al cordón umbilical del río Curueño que desde el puente de los Verdugos cambia las aguas de jurisdicción. El vigía del “Cueto Ancino” convoca allí a los vientos del norte con los del páramo, despide la caliza y se adorna de una bordura vegetal que adentra al río en la Ribera.
Lo primero que hay que hacer nada más llegar, es ir a, un puente medieval que separa el pueblo a un lado las casas, la iglesia y el cementerio y al otro, la carretera que va a la Vecilla, Protección Civil, el Ayuntamiento, un mesón y una panadería.
Las casas están bastante bien conservadas y según nos contó Manolo, un vecino de allí que nos presentó el dueño de la casa donde estábamos, tenían el mismo alcalde desde tiempos inmemoriales y las fiestas eran lo mejor, para los que estéis interesados, son en septiembre. El hombre majísimo y siempre dispuesto a hablar y con una sonrisa.
Para tomar algo, se está bastante bien en el mesón que creo que se llamaba “El zaguán de Colín”. Las bebidas no eran caras o al menos viniendo de Madrid a mí no me lo resultaban y además se podía pedir la comida para llevar también a muy buen precio, no se cómo estarían de sabrosas, porque no me llevé ninguna, pero el olor que despedía la cocina era buenísimo. Y luego estaba la panadería, que no llegamos a ir, porque nos encontramos a la panadera allí mismo tomando algo, y cómo la vi tan maja, la pedí por favor que si la había sobrado pan y si nos lo podía vender. Nos llevamos una barrita con sabor a PAN.











Si queréis más información, aquí tenéis el enlace del Ayuntamiento: http://www.aytovaldepielago.es/


¡¡aaahhh!!! se me olvidaba, lo mejor, es que puedes coger el tren y en 1 horita estás en León, así no hace falta coger el coche y puedes disfrutar del Barrio Húmedo, con sus tapitas y vinitos.


Mañana más, que no os quiero saturar.

7 comentarios:

  1. El puente del ahorcado muy chulo... Y con tu descripción a estas horas me ha entrado hambre... Muackkk

    ResponderEliminar
  2. jjjjj, pues nada, que te aproveche el desayuno.

    ResponderEliminar
  3. El puente de los verdugos o del ahorcado ha sido restaurado con el culo.la restauracion desentona con los restos del original y le dan un aspecto dantesco.Al restaurador deberian haberlo colgado del mismo por los h...

    ResponderEliminar
  4. LA FOTO DEL PUENTE DEL AHORCADO EN REALIDAD ES LA FOTO DEL PUENTE DE VALDEPIÉLAGO,QUE ESTÁ SOBRE UNOS 10 KILÓMETROS MÁS ABAJO DEL CITADO PUENTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias por la información, me lo dijeron mal entonces a mi. Ahora mismo lo corrijo y gracias de verdad.

      Eliminar
  5. Buenos días. Este comentario va dirigido al Anónimo del 2 de Mayo de 2012. En el II Congreso Internacional de Arquitectos y Técnicos de Monumentos Históricos (Venecia 1964), se redactó lo que se conoce como la CARTA DE VENECIA, que, en pocas palabras, regula las actuaciones que se pueden llevar a cabo en las restauraciones de todo patrimonio artístico tutelado por la UNESCO, y otros organismos internacionales. Es sencillo encontrar dicho texto en Internet. A partir del artículo 9 se concreta la actuación a realizar en monumentos como el conocido Puente de los ahorcados situado en las hoces de Valdeteja. Desde ese punto de vista el restaurador del citado puente se limitó a seguir al pie de la letra el texto de la Carta de Venecia. Personalmente creo que hizo un buen trabajo basado en el respeto hacia lo construido en periodo histórico y poniendo en valor su función como puente que es. Su aspecto actual me parece además suficientemente armónico.

    Alberto García Aláez

    ResponderEliminar
  6. Desde luego la restauración del Puente de los Verdugos fue nefasta por no respetar la estructura del puente primitivo y así mismo no emplear materiales similares a los del original por mucha Carta de Venecia que el arquitecto siguiera al pie de la letra.

    ResponderEliminar

Si tienes alguna opinión sobre lo que has leído y lo quieres poner, pues venga, escribe.